Hace más de un año que un barco no puede zarpar de Puerto Montt.

El domingo 24 de junio del año pasado, unos seis mil bovinos iban a ser embarcados en la nave “Alkhairat 9”, que los llevaría a Turquía, para su engorda y posterior faena.
Los jóvenes vacunos machos, de las razas Angus y Clavel, así como algunos híbridos, llegaban desde predios de La Araucanía, de Los Ríos y de Los Lagos, en una exportación que estaba impulsando la empresa Hunland Ganadera Chile, la misma que luego resolvió desistir de ese envío.
Ello, luego que un inspector de esa compañía detectara irregularidades en las condiciones en que serían transportados los animales vivos en el barco, lo que motivó una denuncia ante el Segundo Juzgado Civil de Puerto Montt, instancia que ordenó el arraigo de la nave, mientras se resuelve ese proceso judicial.
Así es como desde hace un año y cuatro meses que el buque de bandera jordana se mantiene a la gira en la bahía de Puerto Montt, a la espera de una definición de ese tribunal.
El capitán de Puerto, capitán de fragata (Lt) Felipe González, precisó que el arraigo se decretó el 11 de julio de 2018, como respuesta a la demanda de indemnización de perjuicios de Hunland Trade contra los armadores de la nave, “por no contar con las condiciones de higiene y seguridad necesarias para efectuar el transporte de ganado”, expuso el oficial.
En definitiva, ello no permitió efectuar el embarque y además incumplir con el cliente del demandante, perjuicios que establecieron en más de cinco millones 849 mil dólares, incluido el adelanto de un 50% del valor del flete.
Sobre las condiciones actuales del carguero, el capitán González especificó que una tripulación compuesta por 12 personas, de diferentes nacionalidades, se mantiene a bordo, la que es renovada cada dos meses “y dejando una guardia, pueden bajar a tierra”.
En tanto, la autoridad marítima local se encarga de “cuidar que el buque no vaya a salir de su arraigo. Mientras no se decrete por un juzgado, debe permanecer en Puerto Montt”.
Agregó que esta resolución afecta a la empresa amadora Trust Company Complex, en la medida que no puede utilizar su barco y deja de recibir ingresos por sus servicios. “Es un activo que no está produciendo; además, debe pagar a su tripulación y a la agencia de naves B y M Chile, ya que todo buque extranjero debe ser representado en Chile”, especificó.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password